buena corrida en la cara de mi hermana



Recibo una corrida en la cara que jamás voy a poder olvidar, primero porque es la más gran que recibí en mi rostro y segundo porque la mamada no se la di a una polla cualquiera sino a la verga de mi hermano pequeño que estaba tan sabrosa que el coño se me hace agua cada vez que lo recuerdo. Ahora me lo imagino y es como si lo estuviera viendo, yo de rodillas en mi habitación con mi hermano con los pantalones bajados y yo con mi lengua y con mi boca comiendole los huevos mientra el con su mano se va pajeando la verga. De vez en cuando era yo que la agarraba y le masturbaba hasta que conseguí sacarle toda la leche que tenía guardada para mi, y cuando la sacó me cubrí la cara con su semen y me encantó.

Incesto: