Cojiendo con mi mama



Una mujer como las de antes a las que no les importa ser obedientes y ser amas de casa y hacer todo lo que su marido le mande así es mi mama, una mujer a la vieja usanza que lleva toda la vida dedicada a mi padre, pero cuando él no está mi mama se transforma en otra persona después ya no está sometida a nadie y allí es cuando disfruta como una reina. En esta ocasión terminé cojiendo con mi mama después de que ella estaba realmente cachonda, no podía parar de tocarme y besarme y decirme que estaba desesperada porque una buena polla se la follara no me podía creer yo que estaba oyendo, pero antes que mi madre se fuera con otro hombre preferí que cogiera conmigo a con un extraño y por eso terminé cojiendo con mi madre en el sofá de mi casa para quitarle el sofocón que tenía y que no estuviera pendoneando por ahí.

Incesto: