Con la culata de mi suegra en mis manos



Seguramente hay poca gente que pueda decir que un buen polvo le ha cambiado la vida tanto como a mí, ya que desde que un día decidí follarme a mi propia suegra mi vida se fue al traste por completo, y nunca volví a tener una vida normal hasta el día de hoy. Siempre había notado que mi suegra me miraba de forma un poco obscena, pero hasta que me cojí por banda y me tubo en la cama follándome no paró, lo que ninguno de los dos nos podíamos imaginar es que mi mujer se iba a enterar de nuestra aventura, por lo que ambos nos quedamos absolutamente solos, mu mujer y su padre dejaron a mi suegra de patitas en la calle y yo me tuve que ir de casa también por lo que al final terminé viviendo con mi suegra y ahora hacemos vídeos caseros como el que aquí puedo mostrar.

Incesto: