Con la puta de mi cuñada



No debería ser tan raro poder follar con tu cuñada, es algo que a mi me ha marcado la vida porque la mujer de mi hermano es tal golfa y tan puta en la cama que creo que nunca más voy a poder olvidare la tarde de sexo que tuvimos en su casa, y más porque dejé el movil grabando mientras me la tiraba y lo grabé para poder volverlo a ver cuando me apetezca. Primero le comí su peluda concha, metí mi cabeza entre sus piernas y le metí la lengua entres sus labios, y luego me puse de pie para que ella me la comiera, cuando la tuve dura me la comió un poquito más y la penetración vino después en forma de varias posturas que me hicieron olvidar por completo la noción del tiempo, estuve un buen rato jodiendo con ella hasta que me corrí en su cara para demostrarle lo guarra que llega a ser, pero ni se inmutó es más se tragó mi corrida.

Incesto: