Dos hermanas filipinas me comen el rabo



Por mi trabajo me toca viajar mucho y debido a eso tampoco puedo tener familia, no tengo novia ni mujer, pero gano bastante dinero ya que me paso el día de avión en avión, pero de vez en cuando una necesita desahogarse, por eso cuando voy por filipinas siempre quedo con estas dos hermanas que me hacen pasar unos buenos ratos. En esta ocasión me llevaron a su casa para tomar unas copas y terminé sentado en su sofá mientras me hacían una doble mamada, primero la hermana mayor se la metía en la boca y me mostraba como era capaz de chupar una buena verga, se la comió hasta el fondo como se ve en le vídeo que grabé, luego fue la otra que cogió el relevo y también me la comí haciendo que me corriera de gusto y les entregara toda mi leche.

Incesto: