Follando en la bañera con mi hermana



La gran corrida y la gran mamada, es como yo llamaría sin ninguna duda a lo que ocurrió entre mi hermana y yo una noche en que ambos estábamos ebrios y terminamos desnudos en la ducha. No se como sucedió, quizás ella se dejó la puerta abierta mientras se iba a duchar, y yo simplemente quería limpiarme los dientes antes de acostarme, pero lo cierto es que cuando me di cuenta la tenía de rodilla y con mi polla dentro de su boca. Me la comía como si fuera un calipo, metiéndose casi toda mi verga dentro de su boca y me puso cachondo no, lo siguiente hasta que la agarré, la puse de cuatro patas y me la follé por detrás mientras le podía ver ,la cara de placer que ponía reflejada en los espejos del baño, fue un magnífico polvo y los dos disfrutamos un montón.

Incesto: