La gran mamada de mi hermana



La golfa de mi hermana le deba vergüenza y asco a la vez probar el semen de un hombre, pero por otro lado se estaba muriendo de ganas de catarlo, y le deba mucho morbo que un chico le llenara la boca con una corrida, pero con todos los hombres que ha estado nunca tuvo huevos de confesarlo, por lo que terminó pidiendo a su hermano que se viniera en su boca, y claro no lo dude en un instante, yo por mi hermana hago lo que sea y si además solo es dejarme chupar la polla y correrse aun más. En la habitación nos desnudamos y me mostró sus impresionantes tetas que nunca había visto, sin duda algo fuera de lo común para después empezar a chupar mi rabo y cuando le avisé de que estaba a punto de correrme se puso toda mi verga dentro su boca e hizo que me viniera dentro.

Incesto: