La polla gorda que más le gusta a mi niña



Llego a mi casa y mi mujer con está con ella, pienso que la golfa de mi esposa seguro que está follando con algún cabrón a mis espaldas, pero yo no voy a ser menos, por lo que me dirijo a la habitación de su hija, entro y me la encuentro viendo la tele, después de estar un rato hablando, empezamos a besarnos, y pronto me baja los pantalones y me la empieza a chupar como una verdadera profesional, y es que mi hija se vuelve loca cuando puede ponerse mi verga dentro de su gran boca, y es que le encanta mamar vergas y si puede ser la de su padre mucho mejor, porque siempre ha tenido esa obsesión de disfrutar mucho más del sexo con incesto que del sexo normal, por lo que siempre que puede no deja escapar la oportunidad de follar conmigo.

Incesto: