Las enormes bufas de la pendeja de mi suegra



Y hay que decir que uno no es de piedra y por mucho que se ame a una mujer si una pureta como mi suegra te tira los trastos y se planta con las tetas enormes que ella tiene delante de ti y de susurra al oido que quiere comerte la verga, poco hay más que contar que dejarse llevar y terminando teniendo sexo con tu suegra. Eso y nada más que eso fue lo que a mi me ocurrió con la mamá de mi esposa, una mujer que pese a tener 50 años tiene un cuerpo perfecto y ahora puedo afirmar que en la cama es una bomba sexual, le encanta follar y la chupa de vicio, mucho mejor que mi mujer que es un poco más recatada y siempre debo ser yo quién tome la iniciativa cuando sexo se refiere, pero con su madre fue distinto y lo disfruté mucho.

Incesto: