Le regalé a mi mama una gran polla negra



Le regalo a mi mama una gran pollaMi mamá cumplió 50 añitos y mi regalo de cumpleaños fue algo especial, le regalé una sesión de relajación con un negro que tenía una polla más grande que mi brazo. En primer lugar le hice un buen masaje mientras yo grababa toda la sesión, y después ya empezó lo bueno, el negro se sacó su gran rabo y mi madre se lo empezó a chupar, no le cabía en la boca pero yo podía ver en rostro de mi madre lo mucho que ella estaba disfrutando. Terminaron cojiendo y mi madre acabó destrozada, hacía mucho no recibía un polvo como este y le sirvió para mucho tiempo.

Incesto: