Los gritos de mi hermana pequeña



La hijaputa de mi hermana pequeña se había follado a todo el instituto y al equipo de futbol entero y no quería saber nada de mi. Como puedo tener una hermana tan zorra que follara con el primero que le tirara los tejos y a mi no me hacía ni caso, hasta que un día harto de verla golfear por el instituto decidí que era la hora de tomar las riendas y agarrarla en casa cuando nuestros padres estaban fuera de vacaciones. Mientras estaba en el lavabo entré y la pillé mientras se acariciaba su sexo, la empecé a tocar sus tetas, su coño, y luego le pedí que me la chupara. Que gozada, que experiencia pese a su corta edad, que maravilla de mamada, pero aun quedaba lo mejor fueron los gritos que salía por su boca mientras le penetraba una y otra vez su estrecha concha.

Incesto: