Madre madura seduce a su propia hija



Mujer madura y morena que está en la flor de la vida se ha juntado con un hombre que tiene una hija ya mayor de edad que le sucede exactamente lo mismo que le ocurre a ella, y es que le gusta tanto la carne como el pescado. Es decir le encantan los hombres y también las mujeres, por eso además de tener una relación estable con un chico de vez en cuando ella y su madrastra están solas en casa se terminan enrollando en cualquier parte que les pille la calentura, como esta vez que lo han hecho en el sofá del comedor. Primero se masturban con sus dedos, se abren de piernas para que les puedan meter los dedos dentro de su concha y como lo disfrutan para finalmente terminar comiendo sus coños húmedos y calientes y hacer correr con la boca a su compañera de sexo.

Incesto: