Mi hermana con mi gran polla en su boca



Aunque a ella no le guste admitirlo la primera mamada que dio el pibón de mi hermana fue a mi y eso me llena de orgullo y de satisfacción porque es una mujer explosiva de las que cuando pasan por tu lado hueles su perfume, te giras de inmediato y te la miras de arriba abajo deseando empotrarla a pollazos contra la pared, una chica que lo tiene todo y que a veces se jarta de haber cogido con los mejores chicos del instituto y de la universidad, pero cuando estoy yo delante siempre se corta porque no quiere que le recuerde la gran mamada que me hizo cuando aun era joven y no la chupaba tan bien como ahora lo debe hacer, pero ser el primero a que mi hermanita la chupó es muy morboso y me encanta.

Incesto: