Mi hermano y yo con una puta



Cogemos el avión en Dakar y nos plantamos en Madrid yo y mi hermano nos vamos de vacaciones a España, a pasar 15 días disfrutando de la vida en el paraíso de la fiesta y de las mujeres bonitas. Un viernes salimos de fiesta por ahí y después de tomar una copas en una disco al ir para casa vemos a una tía que está haciendo la noche, nos propone hacer un trío y no le vamos a decir que no estamos muy cachondos, no vamos a nuestro hotel y nos cogemos a esta mujer de raza blanca bien rico y bien duro. Creo recordar que nos contó que llevaba varios meses trabajando en eso, pero que nunca había disfrutando practicando sexo, pero hoy había sido distinto, hoy se había relajado y casi se había olvidado que lo estaba haciendo todo por dinero, lo único es que después de tal follada se tuvo que ir para casa, por que la caña que le metimos no tenía la breva para ninguna otra polla, ya la tenía bien rojita.

Incesto: