Mi sobrina me la chupa en la piscina



Tumbado y medio dormido en la piscina noto como alguien se acerca y se sienta en el final de mi hamaca, no me inmuto porque estoy la mar de bien estando tumbado, pero noto como lentamente me están bajando el bañador, me sobresalto abro los ojos y veo a mi sobrina, una dulce chica de pelo rizado y peliroja que me agarra mi pene y me lo empieza a chupar, miro si hay quién nos pueda ver y no veo a nadie y la dejo hacer, me hace una buena mamada y después se levanta y me enseña sus pequeñas tetas, estoy completamente seguro que con lo buena que está algún día le pondrá remedio a eso y se terminará operando los pechos, con ellos sería una mujer diez y la verdad es que le quedaría francamente bien, y ella lo sabe y por ello está luchando.

Incesto: