Mujer culona se pincha a su sobrino



Así de bueno terminé cojiendo en mi casa con el hijo de mi hermano, un guapo chaval al que le convenía aprender un poco sobre el mundo del sexo. Se le notaba que andaba buscando perder la virginidad desde hace tiempo, pero al ser un chico muy poco comunicativo era difícil que las chicas de su edad se acercaran a él para sacarle de esa profunda obsesión de menearse la polla cada cinco minutos. Lo encontré mientras se masturbaba le desnudé y me coloqué encima de él, le agarré del pene y me lo metí dentro de mi coño que para esos momentos ya estaba muy mojado, entró como si nada y después de cuatro o cinco movimientos noté como algo muy caliente y líquido se derramaba dentro de mi concha, se había corrido en cinco minutos, y no me había dado tiempo ni a notar su polla dentro de mi un poco desastroso.

Incesto: