No le gustó el sabor de mi semen



Ella no quería pero me terminé viniendo en su boca y fui el primero que me corrí dentro de su boca. A mi sobrina preferida se ve que ningun hombre se le había venido dentro de la boca, y yo no quise perder la oportunidad de ser el primero. Lo mio me costó porque para convencer a mi sobrina para que me comiera durante un rato mi polla estuve más de un mes y claro cuando la tuve ahí, agachada y con mi verga en su mano y también dentro de ella me puse tan caliente que me vine en un instante. No duró mucha la ilusión porque ni cinco minutos estuvo mamando porque al pensar sobre el incesto se me escapó la venida y terminé dentro de la boca, llenándola por completo y dándole una gran sorpresa.

Incesto: