No quería perder la virginidad pero se la arrebaté a la fuerza



Mi dulce prima no quería perder aun la virginidad, es una chica muy religiosa y quería casi llegar al matrimonio reservada para su esposo, pero no se lo permití, le robé la virginidad a la fuerza pese a que ella trataba de zafarse de mi, no le dejé, le quité las bragas y la penetré por la vagina dejando salir un poco de sangre, imagino que le rompí el himen a mi prima pero al ver eso aun me puse mas caliente, le agarré de las manos y la empecé a culear, sin parar, ella al principio gritaba que parara, pero me pareció que dejaba de gritar y empezaba a gemir, eso fue cuando se relajó y empezó a gozar del buen polvo que le estaba echando a mi prima, años después me confesó que le había gustado bastante y que no se arrepentía de haber perdido la virginidad conmigo.

Incesto: