Pillo a mi mujer cojiendo con mi primo



Llevaba mucho tiempo notando a mi esposa un tanto extraña, un tanto distante, ya que se me acercaba y si bien teníamos sexo de vez en cuando no era como antes, no era nada apasionada yo debía de hacerlo todo, por eso empecé a pensar que me la estaba pegando. Por mi trabajo yo viajo mucho pues no le sería muy difícil poder follar con otro las noches que no estoy en casa. Un amigo me comentó que podía instalar una cámara oculta, que estaría conectada a la red y que yo la podría encender y apagar cuando me convenga a través del móvil pues no era mala idea y después de pensarlo lo hice, pero cual fue mi sorpresa que pillé a mi esposa follando con mi propio primo, mira que hay hombres en el mundo que me la tiene que pegar con alguien de mi familia, no es suficiente humillación que tu mujer te sea infiel que además lo hace con un familiar, la eché de casa de inmediato y nunca más sube más de ella.

Incesto: