Por el culito no que me duele



Tuve una aventura con la guarra de mi suegra, yo notaba que la madre de mi mujer me trataba demasiado bien y me tocaba mucho cada vez que nos veíamos, pero hasta que un día sin ningún miedo y estando los dos solos en casa me lo dejó caer, quería probar mi polla porque mi mujer le había contado que era un artista en la cama. Pensé que era imposible que mi mujer lo supiera y dije porque no, pues le planté la polla en la boca a mi suegra y me la comió con pasión, después le dije que se pusiera a cuatro patas en el sofá que iba a sentir lo que nunca y cuando ella pensaba que me la iba a follar, le metí mi gran verga por el culo, menudo sobresalto tuvo la vieja, pero aun y decirme que le dolía yo no pensaba parar si era guarra para follarse a su yerno, debía de aguantar que le reventaran el culo, pues después de 5 minutos mi suegra ya tenía el ano bien abierto y chillando como una perra me corrí dentro de su ojete y tuvo que soportarlo.

Incesto: