Prima mexicana no se saca la polla de la boca



Miren lo linda que es la pendeja de mi prima, una moracha de barrios bajos que disfruta cada vez que su boca se llena con un tremendo cipote que luego no quiere dejar ir. A mi prima le gusta tanto comer polla que me hizo venirme tres veces sin dejar que la sacara de su garganta. Ambos en mi habitación, se arrodilló delante mio, me bajó el calzón y sedó ver mi pija ya erecta, se la metió en la boca y en poco me hizo correr, pensé que se había terminado demasiado pronto, pero justos después me empezó a comer los huevos, y justo después a volver a mamar hasta que después de un rato me volvió a sacar la leche pero no era la última vez porque para terminar siguió chupando hasta que me vine por tercera vez y esta se tragó mi lefa.

Incesto: