Se os han corrido en la boca



No lo puedo remediar lo que más me gusta del sexo es comer la polla, hacer una buena mamada es algo que me vuelve loca, me pongo como una moto y mi breva se humedece una pasada y noto una sensación de bienestar que nada me lo hace sentir tanto. Complaciendo a un hombre es lo que más me pone, noto como me entrego completamente a él y no puedo imaginar una sensación mejor. En este caso el afortunado que recibió mi mamada fue mi primo, un chico con poco experiencia, creo que apenas se la habían chupado y si lo había hecho un poco más, por lo que le pillé por banda, le enganché la verga y le estuve comiendo hasta que se vino en mi boca, no separé la cara de su gran verga hasta que no quedó una sola gota de su leche en sus huevos, su semen me supo a miel.

Incesto: