Se pone de rodillas para comer una gran verga



Menuda es mi cuñada, la mujer de mi hermano es una verdadera golfa ya que en plena navida en vez de estar por la fiesta a ella lo que le apetecía era meterse mi verga dentro de su garganta. Mi cuñada se me llevó a un cuarto oscuro con la escuda de ir a buscar algo y una vez allí se puso de rodillas delante de mi y me bajó los pantalones para empezar a mamar mi gran cipote. No me pude resistir y es que no es la primera vez que me come la verga y se que lo hace tan bien que no puedo resistirme a que me haga una felación de las suyas, me gusta tanto como me lo hace que la dejé hacer hasta que me vine dentro de su boca y se lo tragó todo. Es una pasada ver a la mujer de tu hermano que está la está chupando.

Incesto: